Ehrenbürger-Urkunde für Padre Manfredo

Artículo en Nuernberger Nachrichten, viernes 23.09.2011, pag. 13 (Rubro Ciudad de Nuremberg)

 traducción: Raimund Busch

Obispo boliviano entrega personalmente título

Especialmente llegado de Bolivia: Arzobispo Tito Solari ha entregado personalmente el documento del título “Hijo predilecto” a su hermano arzobispo Ludwig Schick para el sacerdote difunto Manfred Rauh – un gesto que expresa gran estimación.

El párroco católico nurembergo Manfred Rauh ha fallecido insopecháblemente el junio pasado en América del Sur (como hemos redactado). Allá había trabajado en la arquidiócesis de Cochabamba más que quatro decenios y había desarollado un inmenso red de ayuda – apoyado por más que 3.500 feligreses que viven en su mayoría en el norte de Baviera. Hasta hoy día han donado cerca de 10,5 millones Euros en su total para preescolares, escuelas, alfabetisación de mujeres, postas sanitarias y la formación de catequistas.

Cerca 1,2 millones católicos viven en la diócesis de Cochabamba, muchos en regiones muy alejados, donde pueden participar poco del desarollo de la sociedad y de la formacón formal. Rauh ha contribuido con innumerosos proyectos al que los campesinos tengan perspectivas. Lo ha hecho con gran respeto: hablaba con los campesinois en su lengua materna Quechua y integraba su lengua y su cultura en sus celebraciones litúrgicas. Por eso la gente le amaba muchisimo.

Preguntando porque Tito Solari no ha mandado el documento de ”Hijo predilecto de la capital de Independencia” que selo ha postergado el día de su muerte, más fácil por correo, el arzobispo replica: “Tal documento tan importante no se puede mandar, hay que entregarlo personalmente. Manfredo ha vivido tan humilde, honrado y pobre, era un ejemplo para muchos bolivianos.” Por tanto quiere decir gracias de tal modo.

 

“Por su estilo de vivir tan sencillo Padre Manfredo ha puesto un señal fuerte, sobre todo para los hombres que aspiran a más, más, más” sigue el dignatario católico. Y al pensar al carismático y ágil Rauh la emoción le sobrecoge de Solari – sus ojos se llenan de lágrimas.

La visita de Solari también tiene el fin de sondear como puede seguir la hermandad entre Bamberg y Cochabamba que ha crecido durante decenios. Se reunió con el “Missionskreis Ayopaya” fundado en 1968 por Rauh que incansablemente reune fondos para los proyectos en el país suramericano. Esto seguirá en el futuro también, le asegura Raimundo Busch, presidente del Missionskreis y amigo de Manfredo Rauh desde muchos años. Se continuará con las cuotas mensuales que son posibles gracias a la generosidad de alrededor de 3.500 ayudantes alemanes.

“Queremos quedar en comunicación, esto es lo más importante”, menciona Tito Solari, “y queremos conservar la memoria de Manfredo bien viva. Pues él era el puente entre Franconia  y Cochabamba.”

 

HARTMUT VOIGT

 

i: Informaciones sobre el Missionskreis Ayopaya bajo tel. (09187)907402 o en el internet: www.ayopaya.de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *